¿Qué es el Black Hat SEO? Técnicas que debes evitar

Qué es el Black Hat SEO

Tabla de contenidos

El SEO es un componente clave de cualquier estrategia de marketing digital y forma eficaz de impulsar el tráfico de búsqueda orgánica, aumentar la clasificación de palabras clave de tu sitio, incluso generar más clientes potenciales y conversiones.

Es decir, si lo haces bien. Los especialistas en marketing digital han utilizado el Black Hat SEO durante años como una forma de “jugar con el sistema”. Aunque al principio puede parecer una forma de impulsar el éxito de tu web, lo cierto es que puede dañar seriamente tus esfuerzos de marketing al incurrir en duras sanciones de Google.

Pero ¿qué es exactamente el Black Hat SEO? Descubre en qué consiste, algunos ejemplos y por qué debes evitarlo a toda costa.

 

¿Qué es Black Hat SEO?

Black Hat SEO se refiere a un conjunto de técnicas de optimización de motores de búsqueda diseñadas para aumentar el tráfico y la clasificación de un sitio web, pero incumpliendo las pautas y normas de Google.

Aunque a corto plazo puede conseguir resultados inmediatos, a la larga no merece la pena en ningún caso, ya que si el buscador detecta algún incumplimiento de las normas las penalizaciones son muy severas. Y sobre todo, revertir la situación supone un gran esfuerzo.

Además, presenta otro inconveniente, y es que no aporta ningún valor a los usuarios finales, por lo tanto, acaba siendo perjudicial para los objetivos del marketing de una empresa.

 

Técnicas de SEO de Black Hat más utilizadas y que debes evitar

El algoritmo del motor de búsqueda de Google es increíblemente sofisticado, su capacidad para reconocer el incumplimiento de las normas nunca debe subestimarse. Las siguientes son algunas de las técnicas de SEO de Black Hat más habituales y que debes evitar a toda costa.

 

Keyword stuffing

El Keyword stuffing es la práctica de llenar tu contenido con palabras clave de baja relevancia para tratar de manipular la clasificación de los motores de búsqueda de una página.

Esto supone una sobreutilización de palabras claves dentro de un mismo texto, tienen el objetivo de “engañar” a los buscadores para que consideren esa keyword relevante en una web. Además, es negativo para el usuario ya que el contenido les parece poco natural y acabarán saliendo de la web sin leerlo.

La actualización del algoritmo Panda de Google en 2011 tomó medidas contra el keyword stuffing y otras prácticas de manipulación de contenido en SEO, lo que generó sanciones para los sitios que continuaron usándolo. En la actualidad, Google lo detecta directamente como SPAM.

 

Textos spineados

El contenido extraído de otros sitios web o “modificado” por reescritura con algunos cambios menores va en contra de las reglas de Google. Es decir, crear contenido a partir de textos copiados y reescribiéndolos, incluso existen programas que los hacen de forma automática, aunque el resultado deja mucho que desear.

Vamos, lo que viene siendo el típico truco que hacíamos en el instituto para entregar un trabajo copiado de Internet, cambiar el orden de las frases y algunas palabras. Reconócelo, no conseguías engañar ni al profesor, ¿vas a engañar a Google?

Hoy en día sigue siendo una técnica muy utilizada, pero no funciona. Google premia a aquellas web que tienen contenido propio, informativo y de calidad y los coloca en las primeras posiciones de los resultados de búsqueda.

 

Cloaking

Esta es la práctica de mostrar a los usuarios un fragmento de contenido que es diferente del contenido que se muestra a los motores de búsqueda. El objetivo es que piense que la página está bien optimizada, cuando la realidad es que no. Esta práctica ya casi no se utiliza.

La página que se muestra al bot está diseñada para ganar posiciones en la SERP y utiliza todo tipo de técnicas sin tener en cuenta la usabilidad. Sin embargo, la página mostrada al usuario es diferente, por lo general, sin relevancia y con contenido de baja calidad.

 

Compraventa de enlaces

Uno de los factores claves para el posicionamiento de una web son los enlaces entrantes, pero estos se deben conseguir de manera orgánica. Esta técnica del Black Hat SEO consiste en pagar a otra web para que genere un link hacia tu página.

Esta es una de las más difíciles de detectar por el algoritmo de Google. Para evitar esta técnica, Google analiza la relevancia que existe entre ambos sitios. No es algo natural que una empresa de ropa genere un link a una web de cerrajeros.

Además, Google también sospecha de la compraventa de enlaces cuando una web comienza a tener muchos enlaces de un día para otro. Si detecta esto, la página será analizada con mucho más detenimiento.

 

Por qué debes evitar el Black Hat SEO

El uso de estrategias de Black Hat SEO puede penalizar seriamente tu web o incluso prohibirse en los motores de búsqueda como Google. Esto supone un duro golpe para tu empresa, ya que puede ocasionar menos ventas y menos exposición de marca.

Si bien es cierto que el uso de estas técnicas puede proporcionar un impulso temporal a tu sitio web, Google y otros motores de búsqueda se han vuelto cada vez más sofisticados en la detección de sitios web que las utilizan. A menudo, administran sanciones severas que pueden tener efectos paralizantes en el tráfico de tu web y en la clasificación de palabras clave. Estas son algunas de las sanciones más habituales:

 

  • Caída de la web en 30 posiciones de la SERP.
  • Caída de hasta 50 posiciones.
  • Caída de 950 posiciones
  • Expulsión y prohibición de tu web en Google.

 

Dada la importancia de la búsqueda online para las empresas hoy en día, estas sanciones pueden tener efectos devastadores a largo plazo para cualquier negocio.

Ahora ya conoces qué es el Black Hat SEO, algunas de sus técnicas y por qué debes evitarlas a toda costa. Aunque puede parecer tentador al principio, lo mejor es utilizar buenas técnicas SEO para posicionar tu web y poder mantenerla en el tiempo.