SEO para imágenes: Los mejores consejos que te puedo dar

seo para imagenes

Tabla de contenidos

El SEO para imágenes es uno de los grandes olvidados pero esto es un gran error pues puede ayudarte a optimizar tu web, siendo un pilar básico en cualquier estrategia digital.

 

No caigas en este error tan habitual y sácale el máximo partido, podrás marcar la diferencia al optimizar las imágenes de tu web. Ten en cuenta que, la búsqueda de imágenes es de gran importancia y puede generar un gran volumen de tráfico a tu sitio.

 

El SEO para imágenes es esencial, por lo tanto, en esta guía te muestro qué debes tener en cuenta para conseguir mejores posiciones en los resultados de la SERP. ¿Comenzamos?

 

Qué es el SEO para imágenes

El SEO para imágenes, conocido como la optimización de imágenes, es una práctica SEO que tiene como objetivo mejorar las imágenes de una web para conseguir mejores posiciones en Google y mejorar la visibilidad general.

 

Consisten en una serie de tareas que ayudan a Google a entender de forma clara y relevante las imágenes de tu web. Tareas como optimizar el texto alt o reducir el tamaño de los archivos, entre otras.

 

Al ser un gran olvidado en las prácticas SEO y no tener demasiada mención en las guías especializadas, muchas personas pasan por alto su importancia pero lo cierto es que Google lo tiene muy en cuenta.

 

Por qué son tan importantes las imágenes para el SEO

El contenido visual es una parte esencial para los usuarios, ayudan a los usuarios a comprender mejor el contenido y a dar contexto al resto del mismo.

 

Además, Google tiene como objetivo futuro avanzar hacia la búsqueda visual, incluso ya tienen un lugar muy importante en la SERP, en ocasiones, por encima de los resultados orgánicos.

 

Las páginas con imágenes mal optimizadas suelen tener un tiempo de carga mucho más lento, tener en cuenta el SEO para imágenes puede marcar la diferencia en conseguir mejorar tu sitio web.

 

7 consejos sobre el cómo optimizar las imágenes de tu web

Optimiza el atributo alt

Una de las técnicas SEO más importantes para optimizar las imágenes de tu web es un correcto uso de alt ya que este atributo es utilizado por los motores de búsqueda para saber qué es lo que muestra una imagen.

 

Cuando un navegador no puede visualizar el contenido de una imagen se muestra el texto alternativo, es decir, el atributo. Además, se utiliza para la accesibilidad de la web.

 

De hecho, optimizar el atributo alt consigue que tus imágenes aparezcan en las primeras posiciones de Google, una gran ayuda para posicionarte mejor en los buscadores. Estos son algunos consejos que debes seguir:

 

  • Describe las imágenes en un lenguaje sencillo y claro.
  • Utiliza palabras clave relevantes para tu contenido.

 

Elige el formato adecuado

Existen una gran variedad de archivos de imagen como JPG, PNG, GIF y SVG, aunque los formatos más utilizados en los sitios web son dos: JPG o PNG.

 

Las imágenes, especialmente las que utilizan áreas de color grandes y planas, deben guardarse como PNG. Esto incluye la mayoría de diseños, infografías, imágenes con mucho texto y logotipos. Los PNG son de mayor calidad que los JPG, pero normalmente también vienen con un tamaño de archivo mayor. Entonces, como normal general:

 

  • Las fotografías deben guardarse normalmente como archivos JPG.

 

  • Los gráficos y logotipos deben guardarse como PNG.

 

Comprime tus imágenes

El tamaño de la imagen es un factor muy importante ya que afecta directamente el tiempo de carga de la página. Lo más habitual es que a menor tamaño (en bytes) de la imagen, mejor optimizada estará.

 

Las imágenes de mayor tamaño tardan bastante en cargar, esto puede ocasionar una experiencia del usuario negativa, en especial para los dispositivos móviles.

 

Google tiene muy en cuenta el tiempo de carga a la hora de clasificar una web. Por lo tanto, no te olvides de reducir el tamaño de tus imágenes.

 

Utiliza imágenes libres de derechos

Uno de los aspectos más importantes para SEO es utilizar imágenes libres de derechos, de no ser así, los motores de búsqueda acabarán penalizando a tu web, incluso es ilegal hacerlo.

 

Si tienes oportunidad, utiliza fotos propias, aunque no siempre se tiene esta posibilidad, por lo tanto, haz uso de herramientas para descargar imágenes sin derechos de autor. La más popular es shutterstock.com, en ella puedes encontrar una gran variedad de opciones, aunque es de pago.

 

No te preocupes, también existen bancos de imágenes gratis como Pixabay, Freeimages o Free Pick, entre muchas otras.

 

Optimizar los títulos y las descripciones de las imágenes

Utiliza las palabras clave referentes a la imagen y a tu contenido en las descripciones y títulos de las mismas. De esta forma, tu público objetivo podrá encontrar tus productos o servicios de forma más rápida.

 

Crea un título atractivo y relevante para Google y tus usuarios, de nada sirve poner “imagen565” en lugar de un título con sentido y valor. Esto ayudará a que tus imágenes se comprendan de la forma adecuada y, además, aparezcan en los resultados de búsqueda correctos.

 

Escoge imágenes acorde a tu contenido

No debes utilizar las imágenes de tu web como un “relleno” sino como un complemento relevante del resto de contenido de tu página.

 

Para posicionar las imágenes en Google es necesario que el motor de búsqueda las considere un contenido de valor, es decir, que tengan relación con el resto de tu contenido y que sean de alta calidad.

 

¿Aporta algo una imagen borrosa o de baja calidad? De nada sirve que tengas un contenido cuidado y profesional en tu empresa si las fotos se ven poco profesionales o de mala calidad ya que no podrán transmitir la confianza que necesitan tus usuarios.

 

Convierte tus imágenes en “responsive”

Uno de los errores más comunes es utilizar la misma imagen independientemente del dispositivo que va a utilizar el usuario para entrar a tu web. Piensa por un momento: el 90% de las búsquedas se realizan en dispositivos móviles, por lo tanto, tus imágenes también deben ser optimizadas para estos.

 

Debes asegurarte que tus imágenes se ven en el tamaño adecuado desde cualquier dispositivo, ya sea móvil u ordenador, para garantizar una buena experiencia de usuario. Es decir, deben tener un diseño responsive.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *